AINSA

Posted on jun 11, 2007 | 0 comments


  • Ain-zain = ainza(in) = Ains-sa =Ainsa
  • Ain-zai = ainza(i) = Ainssa = Ainsa.

Nombre moro, y sencillamente simple, que quiere decir “una altura de vigilancia u observación”,

o en Lengua castellana, “la atalaya” o “el observatorio

Como bien comentaba Tico Medina, asegurando en Crónica del Pirineo de Huesca, CAZAR, Zaragoza 1972, que Aínsa tiene nombre moro, que no hay más que escucharlo.

“A mí me suena un poco y les digo de verdad y con respeto, a esa princesa árabe hija de un jeque de la que se enamoró el Caballero del Antifaz y que luego se hizo cristiana por amor, que es lo más grande”. ¡Viva el rigor de la ciencia española! ¡Viva la Toponimia Científica! ¡Pobre Toponimia” ¿Por qué todo el mundo se atreve contigo?

Ainsa

Ainsa - Fuente de la Fotografía

En fin, “L´Aínsa se eleva sobre la confluencia del río Ara en el Cinca, situado sobre un punto estratégico”, es fácil imaginar durante la invasión de la morisma, vigilando la entrada al Valle guerreros de luna menguante, a través de sus miradores (Torre románica de la Colegiata de Santa María), escudriñando el horizonte por si se acercaba algún grupo a pie o a caballo, para dar la voz de alarma antes de su llegada a los muros de dicha localidad.

Vistas de Ainsa

Ainsa - Fuente de la Fotografía

Aínsa, tiene muchas maravillas al alcance de nuestros ojos, (Iglesia y Plaza Mayor), punto de encuentro en las largas tardes del Ribagorza, como la gran cantidad de miradores donde observaremos La Peña Montañesa, Coll de Foradada, cantidades ingentes de aldeas salpicando el horizonte y sobre todo la Cola del Pantano de Mediano, que ha dado origen a cantidades de letras de canciones, interpretadas por Labordeta, Carbonell, o la Ronda de Boltaña (cantautores de Aragón), entre otros.

A nivel popular, lo más interesante son las fiestas de la Morisma, o la bajada de las Navatas por el río, donde la pericia de los lugareños hace viajar los maderos arrancados de montes arriba, sobre las aguas turbulentas nacidas de los neveros, un espectáculo increíble, ¡Hay que verlo!

Aínsa se deja querer

Piérdanse conmigo por el Ribagorza.