Cuento Navideño

Cuento Navideño

EL ÚLTIMO VECINO

(Cuento Navideño)

El día acaricia la escarcha fría del sementero entre los solitarios montes del Somontano y calles olvidadas de mi aldea, tan ignoradas como mi persona en este día de Navidad.

Guiños de sol intentan traspasar las heridas de las ventanas, en plena competencia con el canto de un ronco gallo, que hace que despierte de mi aletargado dormir.

En mi alcoba fría, arropada de edredones de lana esquilada de ovejas recién paridas y acunados de recuerdos, alegre y melancólica, despierto y sonrío por el nuevo amanecer.

Esparcidas muelas juguetean en mi boca con mí hablar solitario, mientras el fuego, con secas aliagas, reaviva las llamas consumidas de la larga Nochebuena.

Se oye nuevamente el gallo, tan despistado como yo, pues los años le han hecho perder el control del tiempo, mientras en mi subconsciente juguetean los recuerdos, recordándome el resonar pardo de los sonidos de la lejanía, disparos de agonías, allá donde las tapias se juntan con el cielo, olvidándose en unos sequeros de voluntades.

…Y fue un día de Navidad, alegre y frío de tinieblas, cuando mi aldea quedó marchitada como las flores secas de un miserere mal cantado….Y fue un día olvidado del calendario cuando la sinrazón entró por las puertas del Somontano, dejando tras de sí la desesperanza de mi cautividad en un rincón de un granero rebosante de vida.

Tantos recuerdos tengo, que el humo de un cigarrillo de cuarterón mal hecho entre mis dedos quebrados de tanto contar el tiempo, disipan mi memoria sentado en una “cadiera” mugrienta y cargada de sentimientos, esperando un nuevo año.

Pero la vida sigue y el lucero de alba adorna mi árbol de Navidad, repletos de piñas secas y frutos rojos arrancados de los últimos acebos que pueblan mi tierra.

Quisiera tener ese cordón umbilical que une la tierra con la luna, para tantos sentimientos que invaden mi memoria a lo largo de mi vida. La vida sigue. La Navidad me acompaña, los fantasmas de mis seres queridos se entretienen en mi alma entre sonrisas y sonrisas, el cigarro se consume entre mis dedos amarillos y el gallo ha dejado de cantar en la ópera de la Navidad.

Este mensaje de error solo es visible para los administradores de WordPress

Error: No se han encontrado entradas.

Asegúrate de que esta cuenta tiene entradas disponibles en instagram.com.

Back to Top