MITOS RECORDADOS DE ARAGÓN

MITOS RECORDADOS DE ARAGÓN

En Aragón hay muchos personajes, reales o no, que se le has dejado a través de la historia, la medalla del mito.

Voy a enumerar algunos (en anteriores escritos los he ido nombrado con historias, chascarrillos, metáforas etc), Hoy voy a ahondar un poquito más en dichos personajes.

Rafael Andoz ha escrito varios libros con la vida de estos personajes (Mosén Bruno Fierro, el Bandido Cucaracha y Puchamán de Lobarre (Loarre).

  • El Bandido Cucaracha, apodo de Mariano Gavín, natural de Alcubierre. Operó por la Sierra del mismo nombre. Cobró fama de generoso porque robaba a los ricos para dar a los pobres, persiguiendo y vejando a los caciques de los Monegros. Murió en Lanaja, junto a cuatro de sus compañeros, al beber vino envenenado por el boticario del pueblo.
  • Mosén Bruno Fierro representa al tipo somarda aragonés, como Pedro Saputo, con la diferencia de que Mosén Bruno vivió realmente. Fue cura de Saravillo, hablaba despacio, haciendo pensar a quien no lo conocía que pronunciaba las palabras con sorna. Grande en virtudes y en vicios, mosén Bruno fue jugador de pelota, tirador de barra, pescador, cazador y contrabandista.
  • Y también podemos nombrar a Mariano Bielsa, alias Chistavín, andarín de Berbegal. Venció el 22 de Octubre de 1882, en la Plaza de Toros de Zaragoza, al italiano Aquiles Bargossi, conocido como la “Locomotora Humana” y considerado como el mejor andarín del mundo. La fama de Chistavín se extendió por toda España y pronto comenzó a disputar carreras en las plazas de toros de las ciudades españolas más importantes, y en el extranjero. Su afición le venia de las populares “corridas de pollos“, carreras pedestres imprescindibles en las fiestas de Aragón.

Udes, dirán a que viene estas líneas en un Blog de Turismo, pues sencillamente a que cada uno, real o no, contribuyeron a enseñar estas tierras, en la época que les tocó que vivir, como también en la ficción de las novelas que han quedado escritas.

Todo es poco para enseñar Aragón desde el punto que se mire.

Fuente de procedencia Agedime.

Back to Top